Seleccionar página

Los 10 mandamientos. Decálogo del buen bravista.

Javier San Segundo, organizador del concurso “Una de Bravas” propone el decálogo del buen bravista

Las actividades en torno al I Concurso Internacional de Elaboración De Patatas Bravas siguen su curso y el plazo para presentar las recetas e inscribirse continúa abierto. Javier San Segundo, alma máter de este evento, ha creado el “Decálogo Bravista”, un documento en el que todos los amantes de las patatas bravas van a verse identificados. El decálogo huye de la ortodoxia y se convierte en un canto de amor libre hacia esta tradicional tapa española.

Los artículos del decálogo son los siguientes:
1. Cada ración de patatas bravas que te vas a enjaretar tiene que suponer un reto hacia uno mismo en una comunión íntima entre la persona, las patatas y las salsas.

2. Al auténtico bravista una ración se le suele quedar corta y aunque no pida la segunda, siempre se quedará con ganas de más. Pídela.

3. Cuando atisbas tu ración de bravas acercándose y eres bravista hasta la médula, tu corazón se revolucionará y tus papilas gustativas se activarán como un resorte. Si no sientes eso, disfrútalas igualmente, pero serás un ser humano común.

4. Existe una fuerza interior incontrolable que te sugestiona y te nubla la razón para que pidas unas bravas en ese local al que accedes por primera vez y reza en su carta “patatas bravas”. Si no lo haces, no sigas leyendo, por favor.

5. Si eres bravista de corazón y pruebas unas bravas por primera vez, automáticamente tu razón obrará de oficio comparándolas con todas las que hayas probado anteriormente a lo largo de tu existencia.

6. Nunca prejuzgues una elaboración de bravas por su fritura, cocción, pochado, asado… donde menos te lo esperas pueden aparecer unas bravas excelsas que esculpan una muesca en tu memoria.

7. No seas reaccionario ante elaboraciones con salsa de tomate u otros ingredientes considerados blasfemia bravista… nunca se sabe dónde puede estar el santo grial de las patatas bravas. Conozco heavies que escuchan Modestia Aparte.

8. Pero fórmate en técnica y teoría bravista. Debes intuir cuáles son las bases e ingredientes utilizados. Es probable que no aciertes ninguno, pero tu formación es un legado que siempre portarás con orgullo.

9. El Bravista nace, pero también se puede hacer. Conozco casos de excelsos catedráticos patateros que afloraron a la vida sin conocer lo que son unas patatas bravas. Nunca es tarde, compadre del tubérculo. Serás siempre bienvenido.

10. Las patatas bravas disfrutadas en compañía generan vínculos inquebrantables y procuran alegría, felicidad y optimismo. Aunque si te encuentras sólo, y aparecen, a por ellas. Quizás en la barra te esté esperando un cofrade de la Hermandad Bravista para disfrutarlas al calor del compadreo. Si no… igualmente, que no quede ni una.

Esta iniciativa que vincula gastronomía, turismo y competición, cuenta con el apoyo institucional de: la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Palencia, la Diputación de Palencia, y Gastropalencia , cuenta con el patrocinio de Omawa, Alas de Campos y Radio Viajera y tiene como partners a la Asociación de Hostelería de Palencia y Hitcooking Gastromagazine.

Las inscripciones pueden hacerse hasta el 15 de septiembre desde la web https://palenciabrava.es/participa,rellenando el formulario.